Los Ibeyis

 

Los Ibeyis (Jimaguas). Catolizados San Cosme y San Damián son hijos de Oyá y Changó.

Dos Ibeyis hembras, Santa Rufina y Santa Justa.

Los Ibeyis son aliados de Changó que los quiere con delirio.

Taewo y Kainde son Orishas menores, jimaguas, varón y hembra, hijos de Changó y Ochún aunque criados por Yemaya.

Juguetones, golosos y traviesos gozan del cariño paternal de todos los Orishas. Se les considera patrones de todos los niños. Viven en la Palma.

Otros nombres Araba y Aina (masc. y fem.).

Talabí y Salakó Gemelos femeninas; Ayuaba y Alba; Olorí y Oroína.

Son patrones de barberos y cirujanos.

En el Diloggún hablan en Eyioko(2) y en todas las combinaciones Melli. Su día es el Domingo.

ATRIBUTOS Dos muñequitos tallados en madera, sentados sobre dos pequeños taburetes unidos por un cordel. El varón con un collar de Changó y la hembra con uno de Yemaya. Cada tinajita lleva cuatro piedrecitas y conchitas de la orilla del mar. Las piedras del macho son alargadas(forma de pene) y las de la hembra redondas (en forma de vulva).

HERRAMIENTAS Dos acheré (sonajas), dos tamborcitos, juegos de campanillas, güiras pintadas con cruces o con pares de rayos con el fondo blanco.

ANIMALES : Pollo y paloma

COMIDAS : Todo tipo de frutas, arroz amarillo, rositas de maíz. 

Patakí de los Ibeyis 

A los mellizos les gusta estar divirtiéndose siempre. No es por gusto que son hijos de Changó y Ochún. Durante cierto tiempo les dio por tocar unos tamborcitos mágicos que les había regalado Yemayá, su madre adoptiva. Por entonces el Diablo puso trampas en todos los caminos y comenzó a comerse a todos los humanos que caían en ellas. Ni hombres ni mujeres, ni viejos ni niños, se escapaban de su voracidad. Entonces los Ibeyis se pusieron de acuerdo y Taewo agarró por uno de aquellos caminos, mientras Kainde lo seguía oculto en la espesura. Taewo iba tocando su tamborcito con tanto gusto que el Diablo se quedó embelesado, le advirtió para que no fuera a caer en la trampa y se puso a bailar. Pero cuando Taewo se cansó, Kainde salió del bosque y ocupó su lugar. Porque el problema era que aunque el Diablo estaba muy cansado, no podía dejar de bailar mientras los tamborcitos mágicos estuvieran sonando. Y cuando estaba agotado, los Ibeyis le hicieron jurar que retiraría todas las trampas. Así fue como los Ibeyis salvaron a los hombres y ganaron fama de poderosos, porque ningún otro orisha ha podido ganarle una pelea al Diablo.

Cuba 

Estos orishas son los patronos de los niños, se les representa por dos jimaguas (varón y hembra), uno vestido de azul y blanco y el otro de rojo y blanco, y se les llama Ibeyis por los yorubas yHobo por los fon. En Cuba se les sincretiza con San Cosme y San Damián, Crispín y Crispina, Santa Justa y Santa Rufina, Santa Serpa y Santa Porfiria. En la Regla Kimbisa del Santo Cristo del Buen Viaje se les llama Batotonki, Batunque Mpangui y Guanalune Lupangueri; en Brillumba: Majumbo Moungu, Mpungu, Ntala y Msamba y en Mayombe: Bsimba Kalulu y O Masa. En lo referente a la Sociedad Secreta Abakuá, no aparece información al respecto. En el culto Arará son los marassa y en el Cabildo lyesá, Ibeyis y Marassa.

Haití 

En Haití son conocidos como los Marassas y se equiparan con San Cosme y San Damián. 

Santo Domingo 

Al igual que en Haití se les llama los Marassa y se sincretizan con los santos antes mencionados. Pero no son, propiamente hablando, divinidades, sino gemelos investidos de poderes extraordinarios, lo cual los convierte en seres excepcionales. Gracias a ello están capacitados para obrar ciertos prodigios como adivinar el futuro, detener o provocar la lluvia y curar dolencias. Tienen también la facultad, si así lo desean, de hacer daño a quienes violenten sus caprichos: por ello son objeto de un culto especial. En el Sábado Santo, Navidad o Epifanía se les sirve una comida llamada Comida-Marassa.

Changó Cult de Trinidad-Tobago 

En este culto se les conoce como Beji o Belelé y se catolizan con San Pedro, San Rafael y San Benito. 

Brasil 

En Brasil, en general, son conocidos como Gemeos Ibeji, pero en Bahía se les llama Ibeje o simplemente Beje y su fiesta es el 2 de septiembre. Allí son adorados con una religiosidad profunda, se les dicen misas en todas las Iglesias y los niños salen a la calle desde muy temprano, pidiendo limosna para los festejos. Ese día, tanto las familias pudientes como las pobres, les dedican los mejores manjares de la ya muy famosa cocina bahiana, llamados, para la ocasión, carurus dos meninos o carurus dos santos. Los Ibeje, aparecen siempre después de la manifestación de cualquier orisha, como un período de transición al estado normal, ya que los africanos decían que todas las personas que tienen santo, tienen también un ere de los jimaguas. La persona poseída por este ere se comportará como un niño, para diversión general. Durante las fiestas públicas son saludados con la exclamación de lá-o. En el Candomblé de Flaviana, en Bahía, los eres tienen una fiesta especial: la cuerda de los Ibeje. Esta fiesta consta de una cuerda atada de un lado a otro del barracón, de la cual penden frutas, pedazos de cañas, un pote con dinero en menudo, etcétera, y todos los presentes comienzan a saltar para coger las cosas que de ella cuelgan hasta dejarla pelada. El culto a los niños es una festividad tradicional entre la población pobre de Bahía, que se celebra más fuera que dentro del Candomblé.

0
Página creada con Mozello - La forma más fácil de crear una web.

 .

Tratados de santeria, ifa y palo mayombe

$(document).ready(function(){ $(".mz_wysiwyg").responsiveVideos(); });