Olókun

Es el Orìsà de las profundidades del mar. Es un lugar oscuro donde los sonidos lógicos tienden rápidamente a desesperar, a lo ilógico, al pánico y a la incertidumbre. Nosotros vamos de la calma a la tempestad en segundos. No hay una señal para guiarnos. Así es como vamos a lo nuestro y tendremos que sufrir las consecuencias si cometemos errores. Nosotros vemos a Olókun como el embate de las corrientes que empujan todo hacia abajo alas profundidades del mar. El es las aguas violentas que hunden los barcos y toman la vida de aquellos que refutan hacerle sacrificios. 

Orisha mayor. Dueño del océano. Es andrógino y en ocasiones se le representa mitad hombre, mitad pez, aunque es indefinido.

Siempre baja enmascarado.

Es una deidad poderosa, terrible y sumamente misteriosa. Encarna el mar en su aspecto aterrador y extraño al hombre.

Según algunos, Obatalá lo mantiene atado en el fondo del mar para que no destruya el mundo, de cualquier forma todas las riquezas del océano son suyas. Sólo se le ve, sin careta en sueños y entonces aparece con la cara redonda con rayas tribales, ojos saltones muy blancos, con las niñas pardas y las pestañas afiladas.

Olokun es Orisha de los Babalawos. Según algunos, después de Oddúa es la más alta representación de Ocha.

En el diloggún habla por Eyirosun (4), Unle Melli (8-8) y en Ochakuaribo (16 caurís boca abajo) Su color es el azul marino, el negro y el blanco.

Forma una trilogía con Sumu Gaga y Akaró.

ATRIBUTOS

Siete caretas, siete cadenas, maja, sirena, caballo de mar, conchas y todo cuanto viva en el fondo del océano. Sus materiales son: plata, acero, lata y plomo. Le pertenecen dos manos de caracoles, muñecas de dos caras. Monedas de distintos piases en número de siete y múltiplos de siete.

COLLARES

Son variadísimos. En algunos predominan las perlas cristalinas y de distintos tonos de azul, verde y rojo. En otros de azul añil, que se combinan con cuentas rojas, ópalos y corales. Antiguamente los collares de Olokun de gruesas cuentas de un azul intenso como el lapislázuli, se ensartaban en un hilo de hierro y procedían de la costa de Guinea.

ROPA: Siempre viste de negro.

ANIMALES:

Gallo blanco, venado, pollos, paloma, guinea, cochino, pato, carnero, jicotea y ganso.

PATAKI DE LOS DISFRACES DE OLOKUN 

En la discusión por sus favores, Elegguá y Ochaoko se sacaron los trapos sucios, y Olokun se enteró de los errores que habían cometido. Olokun les advirtió entonces que la tierra tenia que prosperar, que lo malo tenía que acabarse y que tenia que haber tranquilidad. Ordenó a Elegguá: "Coge ese akukó, limpia a todo el mundo, pide por el bienestar y para que lo malo se vaya, y después mátalo en la manigua". Y continuó diciendo: "Tú, Ochaoko, como no quieres trabajar, seguirás cavando la tierra y Elegguá te ayudará". Olokun se quitó el disfraz de inmediato, y Elegguá y Ochaoko se sobrecogieron de miedo y comenzaron a trabajar. Pero Elegguá se cansó muy pronto, y decidió irse y dejar a Ochaoko sembrando y sembrando. Andando por el sendero en busca de Orúnmila, Elegguá encontró a Eggun (en realidad era Olokun disfrazado), quien venia entonando cánticos fúnebres, y se preguntó: "¿Quién habrá muerto?" Indagó con Eggun de dónde venia y éste contestó: "Vengo de casa de Orúnmila, que ha muerto". Al oír esto, Elegguá se puso muy triste y lloró sin parar. Eggun / Olokun caminó junto a él un trecho para consolarlo, pero desapareció súbitamente. Elegguá, sin poder contener su ilimitada amargura, de pronto vio a Changó, quien venia cantando. Elegguá le contó sus problemas y Changó le contestó que él sólo hacia daño, sin acordarse de hacer el bien, y le dijo: "¿Ves aquel camino? Coge por ahí y nos encontraremos de nuevo, de aquí a tres dias". Cuando Elegguá iba por el camino, se levantó un fuerte viento, acompañado de lluvias intensas, rayos y truenos. Elegguá se asustó y pensó: "¿Hasta cuándo estaré atravesando dificultades?" Y de pronto se presentaron Olokun -sin disfraz- y Changó, lo cogieron por la mano como a un niño, y lo llevaron junto a Orunla, quien en ese momento visitaba a Olofin. Olokun le dio las quejas del comportamiento de Elegguá y entre todos le hicieron jurar que también haría el bien en el mundo. Olofin, Orula, Olokun y Changó consagraron a Elegguá. Por este camino, Elegguá empezó a hacer el bien en el mundo; por ello, Elegguá abre y cierra las puertas del destino y es, en fin, la columna vertebral de la Regla de Ocha. 

PATAKÍ DE OLOKUN 

En el principio no había más que Olorun y Olokun. Olokun fue origen de Yemayá. Durante mucho tiempo Olorun y Olokun lucharon por el dominio de la Tierra. Cada vez que Olorun mandaba algo a la Tierra, Olokun se lo apropiaba. Olorun quería reinar en todas partes y Olokun, para demostrarle su poder, provocó el ras de mar. Hubo que hacerle rogación a Olokun para que la Tierra volviese a existir. Tan terrible y poderoso es Olokun que cuando Olorun se separó de él y se fue a lo más alto, Olokun se quedó aquí abajo. Entonces fue cuando Obatalá tuvo que atarlo con siete cadenas porque al ver que los hombres descuidaban su culto, Olokun quiso ahogar a la humanidad entera y a todos los animales. Olokun vive en el fondo del océano, junto a una gran serpiente marina que asoma la cabeza cuando hay luna nueva. Algunos creen que es mitad hombre y mitad pez. Aún atado como está, con siete cadenas, cuando se encoleriza hace estragos; por eso Obatalá fue muy prudente en dejarlo amarrado y los hombres en no olvidar su culto. Olokun era anfibio, por lo que no quería tener relaciones con su gran amor, Orisha-Oko, para no ser objeto de ridículo. Le pidió consejo a Olofi, quien le aseguró que Orisha-Oko era un hombre serio y reservado. Olokun cogió confianza y se fue a vivir con el orisha labrador, pero éste vio que tenia defectos en su naturaleza y se lo dijo al mundo. El bochorno hizo que Olokun se escondiera en el fondo del océano, del que todo se ignora y donde nadie ha podido llegar. Otros dicen que se convirtió en sirena o en una gran serpiente marina. Pero eso nadie lo sabe. 

CUBA 

Olokun es considerado el dueño de los océanos, es andrógino y, en ocasiones, se le representa por una figura mitad hombre ymitad pez; pero su imagen, en realidad, es indefinida. Es una deidad terrible y sumamente misteriosa, que encarna al mar en su aspecto extraño y aterrador. Según algunos, Obatalá lo mantiene atado en el fondo de las profundidades para que no destruya el mundo; de cualquier forma, todas las riquezas del océano son suyas. Siempre se presenta con careta y sólo se le ve sin ella en sueños, donde aparece con la cara redonda surcada de rayas tribales, ojos saltones muy blancos y pestañas afiladas. Es orisha de babalawos y, según algunos, es la más alta representación divina después de Oddúa. Forma una trilogía con Sumu Gaga y Akaró y sus colores sonel azul marino, el negro y el blanco. Sus atributos son siete caretas, siete cadenas, majá, sirena, caballito de mar, conchas y todo cuanto viva en el fondo del océano. Le pertenecen una o dos manos de caracoles y muñecas de dos caras. Hay casas de santo que sólo ponen en Olokun los otás, las conchas y la mano de caracoles. Se le ofrendan gallos; patos; palomas; gallinas de Guinea; maíz molido cocinado con ajo, cebolla y manteca; miniestras de todas clases; frutas; bolas de dulce de coco; ekó; melado de caña; bolas de ñame salcochado; carne de puerco; plátanos verdes fritos en chicharritas; mazorcas de maíz; dulce de boniato y palanquetas de gofio de trigo y melado de caña; todo debidamente envuelto en un paño azul y colocado dentro de una canasta, se le lleva al mar. No se le conoce sincretización. 

HAITÍ 

En este país se le llama Agoué, deidad masculina amante de Aïda-Wédo, esposa de Damballah. Agoué es la divinidad del mar considerada, también, protectora de su fauna, su flora, los barcos que lo surcan y los pescadores. Cuando el arco iris cae sobre el océano, se cree que Agoué está abrazando a su amante y que, para burlar la vigilancia de Damballah, la cita en diferentes lugares. Se le invoca con los nombres de "concha de mar" y "Anguila" y tiene por emblema barcos en miniatura, caracoles, madréporas, y pequeños peces de metal. Esta especie de Neptuno haitiano tiene por insignia el tridente y su color emblemático es el blanco. Se le representa por un mulato claro de ojos verdes, vestido como oficial de Marina de los Estados Unidos. Le gusta el sonido de las salvas de cañón, por eso se dice que cuando un barco de guerra llega a la rada de Puerto Príncipe, las salvas son en honor de este dios. También es invocado por los hombres de mar cuando están en peligro. Sus fiestas se celebran a la orilla del mar, donde se le ofrecen fiambres y sus pescados preferidos colocados en una barca pintada de azul y blanco y decorada con motivos marinos. Cuando la cofradía de Puerto Príncipe quiere rendirle un gran homenaje, alquila un velero y se embarca hacia Trois Islets, arrecifes célebres situados a algunos kilómetros de la costa. El barco se adorna con banderolas e insignias del houmfó al viento, y las hounsi bailan sobre el puente y en las calas, al ritmo de los tambores. Cuando llegan a la altura de las isletas, se echan al mar uno o varios carneros blancos; después de algunas libaciones, parten lo más rápido posible y sin mirar atrás, por temor a ofender al dios que, se supone, saldrá a ingerir las comidas ofrecidas. En el momento del sacrificio, algunos creyentes son poseídos por Agoué y por otros dioses marinos como Ogou-Balindjó y Agaou, quienes forman parte de su escolta. La tripulación debe velar porque los poseídos no se lancen al mar. Las ofrendas a Agoué pueden ponerse, también, sobre un pequeño barco que se envía a las isletas. Si la corriente lo hace retornar, ésto se interpreta como que Agoué no está satisfecho y hay que ofrecerle otra cosa. 

SANTO DOMINGO 

En Santo Domingo es Agué-Taroyo, deidad del mar y de las islas y, portante, patrón de los marineros y pescadores. Tiene las mismas características que el Agoué del vaudou haitiano; pero también se le considera el dios de las tempestades y los rayos -aquí se emparenta con el Changó Yoruba- y, como tal, violento yterrible. 

CHANGÓ CULT DE TRINIDAD-TOBAGO

 No aparece información acerca de una posible equivalencia. 

BRASIL 

Padre de lemanjá y otros orishas de las aguas, desencadenó el diluvio universal para demostrar su poder. Tan grande es su fuerza que sus hijos no entran en trance, ya que sucumbirían ante su potencia. Algunos terreiros de Bahía lo representan como una divinidad femenina, lya Olokun, venerada con gran respeto. En otras ocasiones, Olokun aparece como andrógino.

0
Página creada con Mozello - La forma más fácil de crear una web.

 .

Tratados de santeria, ifa y palo mayombe

$(document).ready(function(){ $(".mz_wysiwyg").responsiveVideos(); });