Aggayú

Aggayú es el padre de Shangó. Cuando vemos a Aggayú en la naturaleza, lo vemos en la violenta erupción de los volcanes. El irrumpe cuando ha sido empujado por alguien o algo que conoce las consecuencias. Sin embargo hay un salto lateral de esta violenta erupción. La lava que sale, re- fertiliza la tierra para la vida de las plantas. El Ashe también ayuda a fertilizar. El ashe hace que se sume carbón al suelo que rodea al volcán, que haga y adicione minerales y la nutrición necesaria a la tierra. Por eso se dice que Aganjú vive en el mismo centro de la tierra. El núcleo es su casa y cuando los volcanes erupcionan es que Aggayú esta llegando para ver el mundo. También se dice que Aggayú viene a reformar y remodelar la tierra. Justamente hay algunas partes del mundo que están hundidas en el océano, Aggayú viene y reemplaza la tierra que fue perdida debido a las acciones impensadas de los humanos.

Aggayú Sola.

La bola del mundo, Aggayú Sola, Aggayú Larí - San Cristóbal- Babadina el dueño de la tierra y del río, hermano mayor de Changó; para otros, su padre (esta es la versión más corriente).

El dueño del río, Aggayú, tuvo amores con Yemaya, de los que nació Changó Orisha mayor, el de la tierra seca, deidad del desierto. Patrón de los caminantes y porteadores, también de los automovilistas, aviadores y estibadores.

Es el Patrón de la Ciudad de la Habana.

Las fuerzas terrenales que le pertenecen, son símbolo de sus tremendas energías, como la potencia de los ríos que dividen los territorios, la de la lava que separa la corteza terrestre, la de los terremotos.

Es el Báculo de Obatalá. Oroína es su madre. Su temperamento es belicoso y colérico. Su refugio es la Palma sobre todo en situación difícil.

Es amigo de cargar a los niños sobre los hombros. Se reconoce por sus pasos largos y que alza mucho las piernas al caminar.

No puede ir a la cabeza de nadie.

Sus días el miércoles y 16 de cada mes.

En el diloggún habla en Osa(Melli)

ATRIBUTOS Oché (hacha bipene roja y blanca con abalorios amarillos rojos y azules) Oggué‚(dos cuernos de novillo) y dieciséis mates. Cuando es de fundamento se le adicionan las herramientas de Changó.

COLLARES En la Habana, el de color cacao, matipó, perla, azul turquesa, una roja a veces, una amarilla o verde. En otras casas , cuentas de color cacao alternadas con matipó, insertándosele cada 9 cuentas, otras rojas, azul turquesa, verdes y amarillas. También una cuenta blanca grande, seguida por nueve rojas y ocho amarillas, orden que se repite varias veces.

ROPA: Pantalones y chaquetilla de color rojo oscuro. A su cintura pañuelos o tiras de diferentes colores.

COMIDAS: 9 galletas con manteca de corojo, frutas de todo tipo.

Patakí de Aggayú Sola 

Aggayú Sola era un gigante poderoso y temido: el dueño del río que se precipitaba desde lo alto. Acostumbraba ayudar a cruzar la corriente, pero siempre exigía que le pagaran.

En cierta ocasión, le hizo el favor a Yemayá (otros informantes dicen que a Ochún), quien no tema con qué pagarle y tuvo que acostarse con él para contentarlo. De esta unión nació Changó, aunque Aggayú no supo nada. El gigante era tan temido que dejaba la puerta de su casa abierta de par en par; aunque la tenía abarrotada de viandas y frutas, nadie se hubiera atrevido a entrar. Un día, sin embargo, Changó, que es muy fresco, se metió en la casa, se lo comió todo y hasta se acostó a dormir en su propia estera. Cuando Aggayú volvió del campo y vio el espectáculo, sin pensarlo dos veces agarró a Changó y lo tiró dentro de una hoguera que, por supuesto, no ardió. Entonces lo cargó y lo llevó a la orilla del mar para ahogarlo, pero Yemayá apareció y, muy solemne, le hizo saber que era su propio hijo.

No por eso se acabaron los problemas. En cierta ocasión Changó pasó por Orunzale y vio que la gente del pueblo andaba como los zombies. Changó se empeñó en saber quién era el rey del pueblo; tras muchos esfuerzos, descubrió que era Aggayú y fue a verlo. "¿Para qué tú quieres saber quién es el rey?", dijo Aggayú encolerizado. Y Changó le contestó: "Papá, es que este pueblo no puede tener a la cabeza un rey tan fuerte. Todos andan muy mal, no oyen, no contestan, no hablan. No quiero que sigan sufriendo". Fue así cómo se pusieron de acuerdo y, desde entonces, Changó va "a la cabeza de los hombres en lugar de Aggayú, que va a los hombros". Es por eso que los hijos de Aggayú tienen esa perfecta comunión con Changó y dicen: "Changó con oro para Aggayú".

Cuba 

Padre de Changó y gigante de la ocha, es el dueño de la tierra seca, del desierto y de los volcanes, y se le considera patrón de los caminantes, los obrero portuarios, los automovilistas y los aviadores. Es el patrón de la Ciudad de la Habana. 

Las fuerzas terrenales que le pertenecen son símbolo de sus tremendas energías; la potencia de los ríos que dividen los territorios, la lava que perfora la corteza terrestre, los terremotos que la conmueven y el impulso que hace girar eternamente el mundo. Es el báculo de Obatalá, Oroíña es su madre y su temperamento es belicoso y colérico. 

Su refugio es la palma, sobre todo cuando se encuentra en alguna situación difícil, y es amigo de cargar a los niños y ponérselos sobre los hombros. Se le reconoce por sus pasos largos y porque alza mucho las piernas al andar. 

No puede ser asentado directamente en la cabeza, aunque Nicolás Angarica, en su Manual del Oriaté, afirma haberlo hecho. 

En la Regla de Ocha se le llama Aggayú Solá Kiniba, Aggayú Larí, Babadina (Padre Candela) y Aggarí (muy antiguo). Se le sincretiza con San Cristóbal en La Habana y con San Miguel Arcángel en Santiago de Cuba. Sus días son los miércoles y los 16 de cada mes. 

En las Reglas de Palo se le llama Quendú, Brazo Fuerte, Bola del Mundo y Cabo de Guerra. No aparece información al respecto en los demás cultos de origen africano. 

Sus atributos son el oché (hacha bipene roja y blanca adornada con abalorios amarillos, rojos y azules), el oggué (dos cuernos de novillo) y dieciséis mates o semillas redondeadas. Sus herramientas son el hacha bipene y el bastón; cuando es de fundamento,es decir, cuando un creyente lo tiene hecho, se le suman las seis herramientas de Changó. 

Sus colores son el rojo vino y todos los colores del arco iris.

Haití 

En Haití, Aggayú es Agassou o Agaou, pertenece a la familia de los radá y su jefe es Belié Belcán. En el Norte se llama Adjasou, y es una deidad de ojos saltones y mal carácter, no tiene traje especial y vive bajo un árbol cerca de un arroyuelo. Come pato, pavo, paloma y chivo y sus bebidas preferidas son el vermouth, el ron y el coñac. También se le conoce por Linglessou, loa de mirada fiera, sin ropa especial y pañuelo rojo, que vive en los abismos y grandes rocas. Su comida preferida es el puerco amarillo y gusta del vino como bebida, (ver: Oggún).

Aggasou es considerado, también, un rey perteneciente a la familia real de Abomey ya que, en el África Occidental, las religiones tenían carácter doméstico y cada linaje poseía dioses que heredaba y honraba para atraer sus favores o evitar su ira. Entre los vaudou invocados aún en Haití se encuentra Aggassou quien, al poseer a una persona, la obliga a retorcer sus manos como garras.

En Dahomey, este dios fue el fruto de la unión de una mujer y una pantera y es el ancestro fundador del linaje real de esa región, de ahí que se manifieste entre los fon de Haití con esas características. 

Cuando es asociado en este país a las divinidades acuáticas toma, a veces, la apariencia de un cangrejo, uno de los animales míticos que se convirtieron en tabous por esta razón. 

También se le conoce como dios de la tempestad y se dice que, cuando la tierra tiembla, es que Agassou o Agaou está descontento. En este caso sus trances son tan extremadamente violentos, que puede llegar hasta matar al poseído.

Santo Domingo 

Se le llama Linglessou y se sincretiza con el Sagrado Corazón de Jesús, (ver: Oggún).

Changó Cult de Trinidad Tobago 

En este culto es Osaín, dueño del fuego, al cual se sacrifican jicoteas y gallos grifos y se ofrecen papas blancas y arroz sin sal. Sus colores son el amarillo, el rojo y el carmelita. Es una deidad muy estricta y se le sincretiza con San Francisco de Asís, San Francisco Javier (hombre de los bosques), San Francisco de Alima, San Francisco Girebeté y San Francisco de Morlé (ver: Osaín).

Brasil 

De la unión de Obatalá (el cielo) y Odudua (la tierra) nacieron Aganju (la roca) y Iêmanja (las aguas), Iêmanja se casó con su hermano Aganju y tuvieron un hijo, Orungán ( ver: Yemayá y Orungán)

0
Página creada con Mozello - La forma más fácil de crear una web.

 .

Tratados de santeria, ifa y palo mayombe

$(document).ready(function(){ $(".mz_wysiwyg").responsiveVideos(); });